¿Cómo se produce la contaminación hídrica? Las consecuencias de este problema ambiental

¿Cómo se produce la contaminación hídrica? La contaminación hídrica es un representa un grave problema. Los océanos, mares, ríos y lagos son la principal fuente de vida en el planeta tierra. Estos se encargan de mantener estables todos los ecosistemas que conocemos, y no solo los marítimos. Sin el agua, no hay manera alguna de que continuemos existiendo. Y a pesar de ello, cada vez se encuentra más contaminada por nuestra culpa.

Si no tomamos cartas en el asunto, dicha problemática acabará con la sociedad como la conocemos. De hecho, ya ha provocado múltiples cambios en el mundo, debido al deterioro de los ecosistemas. Es fundamental aprender cómo se produce la contaminación hídrica. Por suerte, aquí te enseñaremos eso y mucho más, para que puedas colaborar con este grave problema.

Índice del artículo

    Cómo se produce la contaminación hídrica

    La contaminación hídrica o también conocida como contaminación del agua, representa la degradación de dicho elemento. Por lo general, tiende a ocurrir por culpa de los compuestos químicos que son desechados en el agua. Estos cambian su estructura natural, haciendo de su consumo tóxico para todos los seres vivos. Se estima que provoca más de 500.000 muertes al año.

    Aunque suele ser ocasionada por las actividades del hombre, la contaminación hídrica también puede generarse por causas naturales. Los efectos sobre el agua suelen variar. En muchos casos, no son visibles y solo pueden ser detectados a través de análisis. Por esa razón, es uno de los tipos de contaminación más peligrosos y letales que existen en la actualidad. Al ser el recurso más valioso del planeta, su degradación tiene efectos devastadores.

    Causas más comunes por las que se genera

    En la actualidad, existen miles de razones por las cuales se produce la contaminación hídrica. Desde ciclos naturales hasta la actividad humana. Esta última viene siendo el principal foco contaminante, en especial, desde el inicio de la revolución industrial. A continuación, detallaremos las causas más comunes por las que se genera la contaminación hídrica.

    • La gran mayoría de desechos químicos que producen las grandes industrias, terminan en el agua. Estos tienden a alcanzar las aguas subterráneas y tener un efecto devastador en el ecosistema marino.
    • Las aguas residuales urbanas cuyos métodos de eliminación son deficientes. Tienden a mezclarse con la lluvia, heces, orina y otras sustancias orgánicas que producen los humanos.
    • Los agentes patógenos que entran en contacto con el agua. Estos pueden ser bacterias, parásitos o virus.
    • Productos químicos como detergentes o pesticidas. Al ser usados en cantidades industriales, entran en contacto directo o indirecto con el agua de forma frecuente.
    • La industria petrolera, la exploración profunda y los derrames que ocurren debido a ello. Es una de las principales fuentes de la contaminación hídrica.

    También existen otros contaminantes que valen la pena mencionar. Estas son las siguientes: Sustancias radioactivas, minerales inorgánicos, construcciones marítimas, vertimiento de basuras y el tráfico marino. Por otro lado, también hay focos naturales como el mercurio que causan contaminación hídrica. Sin embargo, estos no suelen generar altos niveles de polución que representen un peligro.

    Consecuencias sobre la tierra, animales y personas

    Al ser uno de los recursos más vitales de la tierra, la contaminación hídrica nos afecta a todos. Desde las plantas, hasta los animales y seres humanos. Sus efectos son devastadores y en algunos casos, irreversibles. Es necesario conocer cada uno de ellos, para poder ayudar de cualquier manera posible. A continuación, vamos a enlistar las principales consecuencias de la contaminación hídrica.

    • Los principales afectados son los ecosistemas marinos. Estos tienden a degradarse e incluso desaparecer. Muchas plantas y animales se encuentran en peligro de extinción. En cambio, otros han tenido que migrar por la acidificación de los mares y la subida de temperatura.
    • La industria agricultora y ganadera ha sufrido el impacto de la contaminación hídrica. No solo por la pesca, sino por las aguas que se utilizan en dichas actividades. Esto contamina los alimentos y empobrece su producción, creando dificultades de sustentabilidad.
    • Cada vez hay menos fuentes de agua potable en el mundo, por culpa de la contaminación hídrica. Son millones de personas que no tienen acceso a ella, y sufren enfermedades por el consumo de agua tóxica. El cólera, hepatitis y disentería surge debido a ello.
    • A medida que la contaminación hídrica empeora, también lo hace la higiene de las personas. De acuerdo a estudios de la ONU, miles de niños mueren al día por las patologías que dicho problema genera.
    • La degradación del agua crea problemas de desigualdad, al detener el desarrollo social. Muchos países sufren por ello, puesto que la falta de acceso a agua limpia origina dificultades económicas. A su vez, estos llevan a la delincuencia y otros problemas sociales.

    Posibles soluciones

    Desde hace décadas que se han implementado medidas para detener la contaminación hídrica. Algunas de ellas han sido exitosas, mientras que otras no tanto. Debido a que, con el tiempo, aumentan las fuentes de contaminación, dichas soluciones necesitan mantenerse en constante evolución. Cada ser humano puede aportar en este proceso, a través de seguir los siguientes consejos.

    • No hay que usar materiales plásticos en solo una vez. Es necesario aprender a reciclar dichos productos. Esto te será de mucha ayuda, puesto que podrás ahorrar dinero en el proceso.
    • Las emisiones CO₂ deben ser reducidas o eliminadas por completo. Estas causan contaminación hídrica, atmosférica y del suelo.
    • Productos químicos como los pesticidas y detergentes requieren ser utilizados de una forma responsable. Al igual que su desecho, el cual no debe comprometer el agua.
    • Reducir el desecho de aguas residuales. En muchos casos, estas pueden ser empleadas en otras actividades ecológicas.
    • Hay que regar la voz sobre la pesca sostenible. El mantenimiento de los ecosistemas marinos es fundamental, en la prevención de la contaminación hídrica. Mientras más empobrecidos se encuentren, la degradación de los océanos será más rápida.

    Siguiendo todas estas medidas, es posible reducir de una manera sustancial la contaminación hídrica. Con el tiempo, no solo estarás ayudando al ambiente, sino a ti mismo. Tu calidad de vida incrementará, te sentirás más sano y no sufrirás enfermedades graves.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Go up